Una lámpara a base de café

NoticiasSaludYNutricion4Raúl Laurí es el creador de decafé, un nuevo material patentado, realizado a partir de los posos de café usados. El joven talento del diseño, que vive en Ibi (Alicante), plantea en sus propuestas una reflexión permanente sobre los desechos cotidianos, por eso busca nuevas formas de aprovechamiento.

Hace unos años, comenta entusiasmado, pensó eligir el café por ser un producto “cercano, conocido y consumido mundialmente”, y recuerda que es la segunda mercancía más comercializada en el mundo.


Además, el café es un portador de experiencias, a diario suceden miles de historias alrededor de una taza de café, entonces, “¿por qué deshacernos de un producto tan valioso si podemos aprovechar sus aspectos emocionales?”, se pregunta Laurí. Y de esta manera surgió este nuevo material, cuya base son los restos del café, y que se consigue experimentando con algunas técnicas culinarias tradicionales.

El proceso es sencillo, consiste en aprovechar los posos de café, que “al mezclarlos con un aglutinante natural y someterlo a un proceso de transformación mediante presión y temperatura se consigue darle la consistencia suficiente para aplicarlo en multitud de productos”, explica Laurí. En la actualidad decafé está patentado, y la “receta” es el secreto mejor guardado.


¿Por qué deshacernos de un producto tan valioso como el café si podemos aprovechar sus  emociones?”


La lámpara Koji, expuesta en el pabellón de jóvenes diseñadores de la feria de Milán, la tercera más importante del mundo, acaba de alzarse con el primer premio. Se trata de una lámpara de mesa realizada con material decafé, con una base de madera de haya. Koji interpreta el momento “relajante de tomar café. Su pequeño tamaño y textura permite al usuario interactuar con ella, despertando así sus sentidos”, explica el diseñador.


La intensidad de su luz cambia según el tipo de movimiento y posición que elija el usuario. Koji se apaga al estar boca abajo y su máxima intensidad de luz la tiene en posición horizontal gracias a su sistema inteligente, diseñado por su hermano David Laurí.


Raúl Laurí nació en Alicante hace 31 años. Estudió en la Escuela Superior de diseño de Alcoi y luego fue Erasmus en Irlanda, en el NationalCollege of Art and Design. Ahora reconoce que este premio del Salón Satellite de Milán “me llena de satisfacción y anima a seguir trabajando en la misma línea de reciclaje y de nuevos materiales para la decoración”.


De momento, Laurí ha ideado lámparas, fruteros y tazas a base decafé. Y trabaja para conseguir la resistencia de su material al agua y a las temperaturas de un horno. Su trabajo ya ha sido reconocido en un certamen internacional de primer orden, y el más importante para los talentos noveles europeos.

Fuente: http://ccaa.elpais.com/ccaa/2012/06/03